‘Pacho’ Santos exige a las Farc el cese en la distribución, venta y producción de estupefacientes

‘Pacho’ Santos exige a las Farc el cese en la distribución, venta y producción de estupefacientes
August 24, 2015

Francisco “Pacho” Santos aseveró que “El gran catalizador de las drogas en Bogotá son las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC”.

Bogotá, Agosto 24 del 2015.- Tras la muerte de un joven en un colegio distrital, que según Medicina Legal habría fallecido a causa de la inhalación de cloroformo, luego de haber consumido alcohol y marihuana, y conocerse la grave problemática que se vive en los colegios de la ciudad por el consumo de drogas entre los estudiantes, el candidato a la Alcaldía Mayor de Bogotá, Francisco ‘Pacho’ Santos exigió a las Farc el cese en la producción, venta y distribución de drogas.

La situación es tan grave que según la personería de Bogotá, 49 % de colegios públicos en la ciudad tiene problemas de drogas, así como 17 % de los colegios privados.

“Desde hace meses hemos venido denunciando lo que ocurre en los colegios y los entornos escolares y hasta el momento no se han tomado medidas. Si las Farc de verdad quiere avanzar en la firma de un acuerdo de paz, no sólo deben dejar de asesinar, extorsionar y secuestrar, también tienen que parar la producción, distribución y venta de drogas” puntualizó ‘Pacho’ Santos.

De acuerdo con la DEA, las FARC controlan el 60% del mercado mundial de cocaína y según el Ejército Nacional, los ingresos de las FARC por narcotráfico se duplicaron en los últimos cuatro años al pasar de 890.000 millones de pesos en 2010 a 1.7 billones de pesos el año pasado.

Cada mes, entre dos y tres toneladas de marihuana ingresan a la capital procedentes del Cauca. La DIJIN asegura que esta droga pertenece a una red, conformada por un clan el cual tiene vínculos con el frente sexto de las FARC, que desde hace cinco años surten a las “ollas” en tres localidades de la capital: Engativá, Kennedy y Fontibón.

El candidato aseguró que en su gobierno va a perseguir el microtráfico, por eso creará una fuerza de tarea conjunta para luchar contra este flagelo. Además con su propuesta de la Policía Cívica va a recuperar los parques y entornos escolares

que han sido robados por los jíbaros. De acuerdo con esto, Francisco Santos propondrá una consulta popular para prohibir la dosis mínima y así iniciar una lucha frontal contra los expendedores de vicio que quieren arrebatar a los jóvenes y niños de la ciudad.

“Mi mensaje es para los padres de familia que están preocupados por el futuro de sus hijos. Solo en el Centro Democrático encuentran una alternativa para que luchemos contra el microtráfico en Bogotá”, enfatizó Francisco Santos.

La marihuana, la cocaína y el bazuco (que se hace con el residuo de la coca) tienen inundada las calles, los colegios y los parques de esta ciudad. El gran éxito del microtráfico en Bogotá es que produce casi las mismas ganancias para los narcos que el narcotráfico internacional, pero con menos riesgos.

Según la Fundación Ideas para la Paz (FIP), un kilo de coca puesto en Miami cuesta cerca del equivalente a 50 millones de pesos, de los cuales le pueden quedar libres 30 millones de pesos, pero el capo que lo comercializa corre altos riesgos, que van desde perder la droga en incautaciones hasta ser capturado y extraditado. A diferencia de esto con las llamadas ‘ollas’ la ganancia es similar pero se corren menos riesgos. Un kilo de coca en Bogotá cuesta 2.5 millones de pesos, ese kilo se rinde con diferentes sustancias y lo convierten en tres kilos. A cada kilo de esos le sacan 4.000 dosis que en promedio se venden a 10.000 pesos. Eso da 40 millones, de los cuales pueden quedar los mismos 30 millones por kilo al gran capo.

De acuerdo con la Policía Metropolitana de Bogotá en la ciudad hay alrededor de 750 “ollas” y, de acuerdo con la Secretaría de Gobierno de Bogotá, hay 3.000 zonas de vicio.

Cada una de estas “ollas” tienen lo que las autoridades han denominado ‘ganchos’ o líneas de microtráfico. Se estima que en Bogotá existen 13 ‘ganchos’ desplegados en las localidades de Suba, Chapinero, San Cristóbal, Engativá, Puente Aranda, Ciudad Bolívar, Tunjuelito, Rafael Uribe, Santa Fe, Bosa y Kennedy, es decir, en la mitad de la ciudad, según el informe del 2015 de la fundación Ideas para la paz.

Datos de la problemática :

  • Las líneas de microtráfico fortalecen los mercados de droga en la ciudad, y permite que mientras una ‘olla’ se cierra, otra se abra, y así se mantiene el balance entre la oferta y la demanda.
  • El bazuco es el estupefaciente que tiene más preocupado a la Policía Metropolitana. Esta droga, que se hace de los residuos que quedan de la cocaína, es cada vez más nociva. Esta droga se ha convertido en la opción más fácil para consumir, no solo por lo adictiva sino porque su bajo costo (entre 1.000 y 2.000 pesos) lo que hace que cualquier persona pueda comprar una dosis.
  • Polvo de ladrillo, harina, detergente, insecticidas, cemento, gasolina, hueso molido, talco, vidrio, harina de trigo y químicos como la cafeína y la fenacetina son algunos de los productos utilizados por los vendedores para hacer rendir esta droga y poder diferenciarla.
  • En Bogotá existe además una especialización de la droga dependiendo del tipo de expendios y de clientes . Mientras las ‘ollas’ mayores se concentran en la venta de bazuco, marihuana y cocaína, los expendios más exclusivos comercian con diversidad de drogas sintéticas y semi-sintéticas.
  • Por ejemplo, las ‘ollas’ que expenden de forma exclusiva bazuco, son frecuentadas por habitantes de calle, mientras las que expenden drogas sintéticas y semi-sintéticas, cubren la demanda de jóvenes de estratos cuatro, cinco y seis.
  • A pesar de esto en “ollas” como el Bronx por ser una “olla” mayor se ofrece todo tipo de productos, desde drogas hasta alcohol artesanal, compra y venta de artículos robados y armas.
  • En promedio el 11 % de los estudiantes de colegios públicos en Bogotá asegura haber consumido marihuana; el 7 % aspira inhalantes; el 6 %, ácido LSD, y el 4% inhala cocaína, prueba éxtasis o fuma bazuco.
Entradas recientes